12 mitos sobre el suicidio

Otras temáticas

12 mitos sobre el suicidio

Desde la psicología científica tratamos de responder y desmontar tópicos e ideas falsas en torno a este grave problema social, cuya visibilización es importante y puede ayudar a la comprensión de este fenómeno.

En la cultura popular, son muchos los mitos que existen acerca del suicidio y las personas suicidas. Desde la psicología científica tratamos de responder y desmontar tópicos e ideas falsas en torno a este grave problema social, cuya visibilización es importante y puede ayudar a profesionales y a la sociedad en general a mejorar el conocimiento y la comprensión de este fenómeno desde una perspectiva más rigurosa.
 

Estos son los 12 mitos sobre el suicidio:
 

  1.  La persona que quiere suicidarse no lo dice. FALSO. En un 90% de los casos, las personas que cometen suicidio expresan claramente su propósito de llevarlo a cabo; y en el restante 10% de los casos, dejan entrever sus intenciones.
     
  2. Los que intentan suicidarse no desean morir realmente, solo quieren llamar la atención. FALSO. Aunque no todas las personas que intentan suicidarse desean morir, es un error pensar que solo lo hacen para captar la atención o por alardear, ya que son individuos cuyos mecanismos útiles de adaptación han fracasado y no encuentran otras alternativas.
     
  3. La persona que se repone de un intento de suicidio no vuelve a recaer. FALSO. Casi la mitad de las personas que atravesaron una crisis suicidia y consumaron el suicidio, lo llevaron a cabo durante los tres primeros meses tras la crisis afectiva, cuando familiares y personas cercanas pensaban que ya había superado el trance.
     
  4. Todo aquel que ha intentado suicidarse, volverá a tener riesgo de hacerlo. FALSO. Entre el 1-2% de las personas que intentan suicidarse lo consiguen durante el primer año después del intento y entre el 10-20% lo consuman en el resto de sus vidas. Una crisis suicida puede durar horas, días o semanas, por lo que es importante reconocerla para prevenirla.
     
  5. Los suicidas son enfermos mentales o están deprimidos. FALSO. Aunque las personas con enfermedades mentales se suicidan más que la población general, no es necesario que la persona sufra de depresión o de una enfermedad mental para suicidarse.
     
  6. Hablar del suicidio con una persona que está en riesgo es perjudicial. FALSO. Los estudios realizados indican que hablar sobre el suicidio con una persona que está en riesgo reduce el peligro de cometerlo y puede ser la única posibilidad que se le ofrezca para que se eche para atrás.
     
  7. Una persona que va a suicidarse no da señales de que va a hacerlo. FALSO. Muchas personas suicidas comunican sus intenciones y expresan con palabras, amenazas o gestos su intención de llevarlo a cabo.
     
  8. La persona que se suicida lo hace por cobardía. FALSO. Las personas que se suicidan no son cobardes o valientes, están sufriendo.
     
  9. Sólo las personas pobres se suicidan. FALSO. Aunque las personas que viven en condiciones socioeconómicas desfavorables tienen más probabilidades de suicidarse, se producen más suicidios en países desarrollados y del primer mundo que en países en desarrollo o subdesarrollados.
     
  10. Los niños no se suicidan. FALSO. El suicidio ocurre a todas las edades y cuando los niños adquieren el concepto de muerte pueden autolesionarse y suicidarse como los adultos.
     
  11. No ocurre nada si se reta a una persona a que se suicide. FALSO. Retar a una persona en riesgo de suicidio es irresponsable, ya que se está ante una persona en condiciones vulnerables y hacerlo puede aumentar su deseo de autodestrucción.
     
  12. Los medios de comunicación no pueden contribuir a prevenir el suicidio. FALSO. Los medios pueden ser una herramienta valiosa para contribuir a la prevención del suicidio con un enfoque correcto y cumpliendo las sugerencias de los especialistas en la materia.

Etiquetas:

Suscríbete a las Noticias de Psonríe

Puedes seleccionar que tipo de noticias quieres recibir

Responsable: INNOLAPPS, S.L. (PSONRIE)
Finalidad: Prestación de servicios de orientación psicológica on line, así como el envío de comunicaciones comerciales.
Procedencia de los datos: Interesado, padre, madre o tutor legal.
Categorías: Cualquiera de las categorías especiales de datos indicadas en nuestra política de privacidad.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional que puede consultar en el apartado política de privacidad de la web www.psonrie.com.

Top