Algunas técnicas para ayudar a nuestros hij@s a entender sus emociones con la ayuda del Mindfulness

No temamos a nuestras emociones, son adaptativas y necesarias y si aprendemos a gestionarlas, sabremos expresarlas y controlarlas de forma adecuada, entendiendo lo que sentimos y lo que otros sienten.

Este aprendizaje puede realizarse y es adecuado que se haga, desde edades muy tempranas, ya que proporcionará el soporte necesario para el desarrollo de la Inteligencia Emocional, siendo esta  “La capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos, así como los ajenos, de motivarnos y de saber manejar las emociones”.(Goleman).

¿Qué es Mindfulness?

Mindfulness es prestar atención de manera consciente a lo que sucede en nuestro presente. Es querer comprender lo que ocurre, desde una actitud abierta y amable, sin juzgar las emociones o los pensamientos que puedan aparecer en ese momento.

Entre las técnicas que podemos emplear con los niños/as destacamos:

¿Dónde está el adulto?

El niño/a cuando está enfadado/a, necesita que estemos presentes y calmados. A través de ello, le ayudaremos a comprender, entender y canalizar su emoción y basándonos en Mindfulness, aprendará a percibir que le sucede y por qué.

De esta manera, verá que somos receptivos a su emoción y que podemos ayudarle a tranquilizarse ya que nosotros estamos tranquilos. Parece una actitud sencilla, pero se vuelve complicada cuando vivimos un momento de tensión.

Refugio Personal

Cuando un niño/a se muestra enfadado/a, esa emoción suele dominar su mente y pensar con claridad se vuelve una tarea muy complicada y difícil. Es habitual, que les traslademos, en ese momento, expresiones como: “Tranquilízate, habla más despacio, no te entiendo”, “si no te calmas, vas a estar castigado/a” o “hasta que no te tranquilices, no voy a hacerte caso”, para intentar manejar su enfado.

Puede que a corto plazo esto sea eficaz, pero no le estamos ayudando a que entienda qué le sucede y qué puede hacer. Dejará de estar enfado/a pero solo por el miedo al castigo o la retirada de atención, no porque haya aprendido a gestionarlo.

Por todo ello, una alternativa que puede ayudarle a calmarse, es crear un espacio emocional donde pueda buscar esa tranquilidad perdida, enseñándole un lugar donde se sienta seguro/a y a salvo. ¿Cómo hacerlo?

  • Primero: debemos elegir un lugar físico en la casa, inicialmente alejado de distracciones y que le guste y al que pueda acudir en cualquier momento.
  • Segundo: a este lugar, es muy importante que le ponga un nombre con el que se sienta identificado/a y pensar conjuntamente, qué cosas debería de tener ese lugar, para que al verlas le ayuden a calmarse (algún muñeco, libros, objetos musicales…) y las dejaremos allí.
    Es aconsejable que le animemos a crear ese espacio juntos y de esa forma poder explicar, que a todos nos resulta muy difícil cuando sentimos una emoción muy fuerte, parar, pensar y resolver, pero que existe un lugar al que podemos acudir cuando esto ocurre y ese lugar es el que estáis creando.
  • Tercero: puede decorarlo, con dibujos o frases que le ayuden a estar tranquilo/a. Una vez creado, éste nos esperará hasta que necesitemos ir. Iremos allí cuando este nervioso/a, intranquilo/a, frustrado/a…

Es fundamental que las primeras veces en las que aparece su enfado, le acompañemos allí y permanezcamos a su lado. Puede ocurrir que no quiera ir, si así fuera, podemos ir cuando esté más tranquilo/a y hablar allí de lo sucedido. Posteriormente, cuando tenga instaurado el hábito irá solo/a a ese lugar, cuando necesite calmarse y/o hablar, será su refugio personal.

Por ello no ha de ser usado como un castigo, ni obligar al niño/a a que vaya a él, debe ser atractivo y resolutivo a sus ojos, aunque quizá esto pueda llevarle un tiempo.

Entradas recientes

¿Qué significa tu foto de perfil?

¿Qué dice de nosotros el tipo de foto de perfil que usamos en la red?

¿Cuándo reconocer la depresión en mí?

Síntomas que me indican si estoy triste o tengo depresión

¿Cómo se crea una adicción?

Como funciona el Circuito de la recompensa

La química de la felicidad

Como conseguir aumentar los niveles de nuestros propios químicos para aumentar nuestra felicidad

¿Has viajado alguna vez a Aquilandia?

Un libro para enseñar a nuestros hijos a manejar sus emociones a través del Mindfulness