Otras temáticas

Como interpretamos la realidad (parte 1)

Existen sesgos de percepción, errores que nos llevan a mal interpretar las situaciones que vivimos.

Tal y como decía Ramón de Campoamor: «En este mundo traidor / nada es verdad ni mentira / todo es según el color / del cristal con que se mira.

Y es que la realidad de cada uno se construye a través de las interpretaciones que hacemos sobre ella. Por eso tenemos diferentes percepciones de la realidad.

Existen sesgos de percepción, errores que nos llevan a mal interpretar las situaciones que vivimos. Una buena manera de evitarlos es conocerlos para identificarlos y cuando sucedan, ponerles solución. Veamos algunos:


Ilusión de control:

Este sesgo se encuentra detrás de muchas supersticiones y comportamientos irracionales. Es la tendencia que tenemos a creer que podemos controlar ciertos acontecimientos, o influir en ellos con determinados rituales. Un ejemplo actual se puede ver en los deportistas que repiten ciertas conductas esperando que influyan en su rendimiento, y que evidentemente depende de muchos otros factores objetivos.

Efecto halo:

El mejor ejemplo para entender este sesgo son las estrellas mediáticas (actores, cantantes, famosos…). Debido a que a menudo son atractivos y simpáticos, suponemos que también son inteligentes, amables, poseen buen juicio... Es decir, generalizar rasgos positivos basados en un solo rasgo positivo superficial.

Sesgo del poder corrupto:

Tendencia demostrada en la que los individuos con poder son fácilmente corrompibles, en especial cuando sienten que no tienen restricciones y poseen plena libertad. ¿Les suena de algo? Políticos, empresarios, famosos, deportistas de élite e incluso la realeza están llenos de casos de corrupción.

Sesgo de impacto:

Tendencia que tenemos a sobreestimar nuestra reacción emocional, sobrevalorando la duración e intensidad de nuestros futuros estados emocionales. Los estudios han demostrado que meses después de que una relación termine, las personas no suelen ser tan infelices como esperaban y que a personas a las que le ha tocado la lotería, con el tiempo vuelven a su grado de felicidad habitual.

Error fundamental de atribución:

Nuestros éxitos son gracias a nuestro talento personal y nuestros fracasos se deben a circunstancias externas. En cambio cuando se trata de otra persona, la tendencia es la inversa, atribuimos a la suerte o la ayuda sus éxitos y a características internas sus fallos.


Si quieres saber más sobre estos y otros sesgos de percepción o te sientes identificado con alguno de ellos, no dudes en contactarme. Soy Minia Miramontes y te ayudaré a solucionar cualquier cosa que necesites.


Suscríbete a las Noticias de Psonríe

Puedes seleccionar que tipo de noticias quieres recibir

Responsable: INNOLAPPS, S.L. (PSONRIE)
Finalidad: Prestación de servicios de orientación psicológica on line, así como el envío de comunicaciones comerciales.
Procedencia de los datos: Interesado, padre, madre o tutor legal.
Categorías: Cualquiera de las categorías especiales de datos indicadas en nuestra política de privacidad.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional que puede consultar en el apartado política de privacidad de la web www.psonrie.com.

Top