¿Cómo afecta el miedo a mi vida? Aunque no me dé cuenta

Cuando alguien habla de miedo ¿en qué piensas?

Quizá pienses en el mero hecho de tener que hablar con la persona que te gusta o, tal vez, en hacerlo con alguien que te desagrada o te intimida. En cualquier caso, el miedo es una parte importante del ser humano y, aunque no sea una sensación placentera, tiene un propósito de ser en tu vida.


Conocer la importancia que ocupa el miedo en tu vida te permitirá tener más control sobre la influencia que este ejerce en ti. Por ello te voy a contar cómo te está afectando el miedo aunque no te des cuenta.


El origen del miedo

El miedo surge como un mecanismo de defensa evolutivo que busca protegernos y asegurar la supervivencia de la persona. Por ejemplo, si cruzando la calle viene un coche hacia ti, sentirás miedo de que te pueda atropellar y, como resultado, te apartarás inmediatamente poniéndote a salvo. Esta es la naturaleza del miedo y la base de cualquiera de sus manifestaciones: La sensación de estar bajo algún tipo de peligro y la necesidad de protegerse de él.


Evidentemente no solo sentimos miedo cuando peligra nuestra salud física, es mucho más frecuente y más común que estemos alerta de nuestra salud emocional. Los peligros más habituales que experimentamos en el día a día son las inseguridades. Una persona puede sentir miedo al tratar de establecer un vínculo de confianza con otras personas, o al presentar un proyecto de trabajo o al proponer una idea ante su jefe. Siempre, en la raíz del miedo, se encontrará la sensación de que nos encontramos ante una situación de la que vamos a salir afectados o heridos.


Y tú ¿cómo reaccionas?

Tu manera de reaccionar ante el miedo dependerá de tu experiencia previa, así como de lo que en tu interior se esté viendo comprometido en dicho momento. No tiene el mismo efecto en tu sensación de inseguridad la puerta de tu armario, la de tu casa o la entrada de un banco. Lo vivido y relacionado con cada una de las situaciones afectará directamente a nuestras emociones y a la magnitud del miedo y de nuestra reacción.


Existen 3 reacciones habituales ante el peligro: fight, freeze or flight (pelear, congelarse o huír). Mientras una persona opta por evadir o esquivar todo tipo de situación sentimental en la que se pueda sentir vulnerable, otra reaccionará con agresividad, como si aquello se tratase de un ataque directo e inminente. Cuando una persona se siente en peligro, reacciona defendiéndose o decidiendo atacar primero.


A menudo detectamos más amenzas en la vida de las que realmente eixisten y es, en este punto, donde dejamos de disfrutarla. Si sientes que el miedo es el que lleva el control de tu vida, no dudes en buscar apoyo. El miedo puede guiarnos en determinadas situaciones, pero nunca debe establecer la dirección.

Entradas recientes

No busques la felicidad en cosas externas, la tienes en tu interior

La felicidad no está en las cosas materiales ni en las cosas externas sino en nuestro interior, por eso hace falta conocerse a uno mismo y perseguir los sueños que tenemos.

Lo primero que tienes que hacer antes de elegir emigrar y hacer las maletas.

Decidir emigrar conlleva muchas cosas que debemos tener en cuenta antes de hacer las maletas y irnos. Te damos 5 consejos para que tengas en cuenta antes de hacer las maletas.

Las emociones: Esas sabias mensajeras

¿Eres consciente de lo que sientes a lo largo del día o vas tan en piloto automático que no te paras ni a escuchar lo que sientes? Las emociones son como una especie de mensajeros. ¡Escuchalas!

La Ansiedad de la Incertidumbre

Realmente es imposible saber y conocer lo que va a ocurrir en el futuro. ¿Realmente te merece la pena vivir preocupándote por algo que no sabes si va a suceder o no?

Las 8 inteligencias

Las personas no somos inteligentes o no, podemos ser muy inteligentes en unas cosas y menos en otras. Identificar nuestra inteligencia nos ayuda a trabajar en nuestras fortalezas. ¿Cuál es la tuya?