Celotipia, la enfermedad de los celos

Los celos son una emoción humana y normal. Cualquier persona puede sentir celos en algún momento a lo largo de su vida y es absolutamente natural. Pero, a veces, permitimos que las emociones vinculadas a los celos gobiernen nuestra vida produciendo conductas que sólo generan malestar y conflictos y que, a la larga, no sirven para nada.

En pareja estas conductas pueden derivar en peleas, invasión del espacio personal del otro, e incluso infidelidades. Porque sí, los celos pueden acabar desencadenando la famosa profecía autocumplida: tanto he pensado que mi pareja va a serme infiel que acabo provocándolo de manera no consciente.


Qué es la celotipia?

Cuando la emoción de los celos se convierte en obsesión estamos ante unos celos patológicos o celotipia. Pensamientos como la creencia permanente de que mi pareja va a serme infiel, o dejarme por otra persona, o que otra persona llegará para "quitármela" se convierten en una obsesión en las personas que padecen de celotipia.

Y con el tiempo esa obsesión puede acabar en compulsión, una conducta repetitiva dirigida a reducir la ansiedad que nos provoca la obsesión: prohibir, restringir, controlar, espiar, etc. Conductas que precisamente facilitan la aparición de la profecía autocumplida, ya que generan desgaste y animadversión en mi pareja y esta acaba buscando fuera la paz, el cariño y la libertad que no encontraba dentro de la relación.

La celotipia se construye en base a dos pilares muy personales:

El sistema de creencias. Creencias que tenemos integradas fruto de malos aprendizajes que nos llevan a aceptar como ciertos falsos mitos: "todos los hombres son iguales", "las mujeres tienen que quedarse en casa"... El primer ejemplo es una generalización, el segundo también y, además, es una afirmación machista.

La autoestima. Porque la desconfianza que aparece en una relación suele ser la consecuencia de una falta de confianza en uno mismo. Si no me valoro y me subestimo frente a los demás, fácilmente pensaré que mi pareja me dejará por otra persona y que tengo que poner los "medios de protección" necesarios para que eso no ocurra.


La celotipia tiene solución.

La solución para superar la celotipia pasa por fomentar una relación basada en la comunicación, el respeto, y la confianza partiendo de un trabajo con uno mismo, y a ser posible, con la ayuda de un psicólogo.

Un profesional te ayudará a cuestionar la racionalidad, veracidad y utilidad de tus pensamientos; obtener una valoración más ajustada de quién eres y cuáles son tus fortalezas. Es difícil que una persona con un pensamiento libre de sesgos y una autoestima sana pueda sufrir de celotipia.

Piensa que engañar siempre te pueden engañar, pero es preferible no poner las condiciones idóneas para que eso ocurra. Y si finalmente sucede, se trata de afrontarlo como una adversidad que te ayudará a crecer y tras la que podrás empezar una nueva etapa de tu vida. No pienses que ha sido un "robo", porque ésa es otra de las creencias erróneas de los celotípicos: que el otro nos pertenece.

Nadie es de nadie. Una relación son personas que comparten un proyecto en común, no personas que se tienen.


Imágen de Quasic

Entradas recientes

9 pasos para ser más felices en nuestro día a día

Ahora, en tiempo de vacaciones, qué mejor momento para poner en prácticas algunos consejos para estar mejor y disfrutar de nuestro día a día

Algunas técnicas para ayudar a nuestros hij@s a entender sus emociones con la ayuda del Mindfulness (2ª Parte)

Entender las emociones es tan importante como saber controlarlas y se puede hacer a través del Mindfulness

Algunas técnicas para ayudar a nuestros hij@s a entender sus emociones con la ayuda del Mindfulness

Entender las emociones es tan importante como saber controlarlas y se puede hacer a través del Mindfulness

Guía rápida para comunicar la separación parental a los hijos

Esta Guía pretende orientar a los padres a la hora de afrontar la separación

Los Pensamientos Automáticos

Los pensamientos son ideas, frases u oraciones que nos decimos a nosotros mismos.