¿Cómo afecta emocionalmente emigrar de un país a otro?

Valeska Clavel Valeska Clavel

| Categoría:

Mudarse de un país a otro puede ser una decisión atemorizante pero liberadora ya que, dependiendo de los motivos por los que decidamos emigrar, generalmente lo hacemos porque sentimos que iremos a un lugar mejor. Pero todo proceso de migración tiene sus efectos y consecuencias, tanto positivos como negativos. Consecuencias que debemos entender, comprender y aceptar como parte del proceso de cambio que implica salir de todo aquello que conocemos hasta el momento.

El duelo migratorio

La primera consecuencia que generalmente afecta emocionalmente a nuestra mente al emigrar es el duelo por lo que dejamos en casa, lo que llamamos “duelo migratorio”. Esto  no es más que un sentimiento real de nostalgia por la pérdida física de una persona, evento, objeto o lugar significativo, que hace cambiar el ánimo de quién lo vive y que puede afectar su salud mental y física dependiendo de cómo lo internalice y lo afronte.

El  sentimiento de duelo es y debe ser permitido por ti mismo, es real, y es importante que lo vivas. El error más común es pensar y creer que no debemos sentirnos tristes por lo que encontramos al emigrar, porque sentirte triste no tiene nada que ver con lo que encuentras al llegar, sino con lo que dejas al momento de irte, y ese sentimiento es muy importante que te permitas vivirlo para poder afrontar esa nueva etapa de tu vida de forma plena y armoniosa.

¿Cómo vivir los sentimientos de tristeza y nostalgia que siento al llegar a un país nuevo? 

  1. Permítete reconocerlos, es decir, aceptar que te sientes de esa manera, pero reconociendo que ese sentimiento es un estado temporal y no permanente. Habla con tus seres queridos, diles lo mucho que los extrañas y lo mucho que te importan, que sientes la necesidad de comunicar tus sentimientos, pero que a pesar de sentirte de esa manera, ese estado se presentará cada vez con menor intensidad y con menos malestar.
  2. Activa tu cuerpo. Puedes empezar por caminar un rato por la mañana en el parque, en un centro comercial, o alrededor de tu casa, dónde tú te sientas más cómodo, pero hazlo de manera constante, es decir, al menos 2 o 3 veces por semana. El ejercicio físico ¡produce químicos de la felicidad!
  3. Conéctate con aquellas personas que te ayuden a sumar en vez de restar. Está bien que quieras comentar tus sentimientos y expresar tus emociones de tristeza o dolor, pero elige personas que sepan escucharte, que te acompañen y que te apoyen armoniosamente en tu proceso de cambio. Esas personas pueden ser tu pareja, un amigo cercano con quién sientas confianza, un familiar o un profesional.
  4. Tómate el tiempo que sea necesario, no te apresures, y sobretodo no te compares, cada persona tiene su propio ritmo, su manera personal de fluir y de procesar la información.
  5. No te sobre exijas, no trates de llevarlo todo al mismo tiempo, enfócate en un pensamiento a la vez, un sentimiento a la vez y una tarea a la vez. El sobrecargarte solamente te ayudará a sentir más frustración y mayor malestar.

Espero que estas breves palabras te sirvan de orientación, como un primer paso para aliviar ese malestar inicial que representa el emigrar a un país nuevo. Recuerda, la salud mental es sinónimo de cambio, nada cambia si no hacemos un cambio interno porque las metas se manifiestan de adentro hacia afuera.

 

Entradas recientes

¿Qué significa tu foto de perfil?

¿Qué dice de nosotros el tipo de foto de perfil que usamos en la red?

¿Cuándo reconocer la depresión en mí?

Síntomas que me indican si estoy triste o tengo depresión

¿Cómo se crea una adicción?

Como funciona el Circuito de la recompensa

La química de la felicidad

Como conseguir aumentar los niveles de nuestros propios químicos para aumentar nuestra felicidad

¿Has viajado alguna vez a Aquilandia?

Un libro para enseñar a nuestros hijos a manejar sus emociones a través del Mindfulness