Ansiedad por separación en la infancia

Otras temáticas

Ansiedad por separación en la infancia

El trastorno de ansiedad por separación infantil, en adelante TASI, se caracteriza por producir en el niño una ansiedad excesiva cuando se encuentra lejos de la figura de apego o cuando presiente que se acerca un distanciamiento con ella.

El trastorno de ansiedad por separación infantil, en adelante TASI, se caracteriza por producir en el niño una ansiedad excesiva cuando se encuentra lejos de la figura de apego o cuando presiente que se acerca un distanciamiento con ella por breve que resulte.

Generalmente se diagnostica con mayor frecuencia entre los 6 y los 10 años (pese a observarse desde muy corta edad en algunos casos); es más frecuente en niñas y representa cerca del 47% de los trastornos de ansiedad infantiles que acuden a consulta.

Suele existir una implicación patológica entre el niño y la figura de apego, quien suele describir al pequeño como de buen carácter, agradable y dispuesto a agradar, tolerando en él situaciones de sobredependencia. Así, el niño puede llegar a anularse a sí mismo en opinión y decisiones, otorgándole a la figura de apego el control absoluto, al precio de resultar excesivamente dependiente llegando incluso a generar cierta hostilidad en esta madre o padre que se ven desbordados por las demandas continuadas del hijo. A medio y largo plazo, también será habitual que el propio niño desarrolle rechazo hacia esta figura buscando su diferenciación con ella sin éxito, con lo que pueden ser frecuentes los conflictos y reproches hacia la adolescencia y adultez.

Entre las manifestaciones más frecuentes del TASI podemos mencionar:

  • Problemas al acostarse y conciliar el sueño. Puesto que la noche es vivida como un momento de separación, puede requerir la presencia de la figura de apego.
  • Resistencia a asistir al colegio, especialmente tras un período prolongado con la figura de apego tal como vacaciones, fines de semana, enfermedad.
  • Conductas de aferramiento. Seguir como una sombra, observar y comprobar constantemente que la figura de apego se encuentre bien, segura y sana.
  • Quejas físicas y somáticas ante la separación o en previsión de ella. Como cefaleas, cólicos, mareos, palpitaciones.
  • Chantaje emocional y amenazas autolesivas. Ante una separación inminente y fruto de la frustración en permanecer juntos, se puede llegar a emplear la agresividad y la coacción como medida desesperada.

Pese a haberse descrito un factor genético en el padecimiento del TASI, acontecimientos tales como el fallecimiento de un ser querido, un cambio de residencia o centro escolar, o enfermedad en algún allegado, pueden ser factores precipitantes en su aparición.

La detección y tratamiento del TASI es de elevada debido a que tiende a su cronificación y exacerbación en su evolución natural. Sin intervención, del 30 al 60% de los afectados continuará presentando síntomas en la edad adulta, llegando este porcentaje a reducirse hasta el 5% con la ayuda profesional adecuada.


Etiquetas:

Suscríbete a las Noticias de Psonríe

Puedes seleccionar que tipo de noticias quieres recibir

Responsable: INNOLAPPS, S.L. (PSONRIE)
Finalidad: Prestación de servicios de orientación psicológica on line, así como el envío de comunicaciones comerciales.
Procedencia de los datos: Interesado, padre, madre o tutor legal.
Categorías: Cualquiera de las categorías especiales de datos indicadas en nuestra política de privacidad.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional que puede consultar en el apartado política de privacidad de la web www.psonrie.com.

Top