Sesgos cogntivos en el día a día

Otras temáticas

Sesgos cogntivos en el día a día

Parte de la cotidianidad del ser humano es la toma de decisiones, que puede ir desde algo trivial como la elección de qué marca de leche comprar, hasta cosas de gran impacto de correspondencia laboral o de pareja.

Parte de la cotidianidad del ser humano es la toma de decisiones, que puede ir desde algo trivial como la elección de qué marca de leche comprar, hasta cosas de gran impacto de correspondencia laboral o de pareja. En la toma de decisiones, ante todo en las triviales, se suele elegir de manera rápida sin poner en consideración los valores intrínsecos de cada opción, sino guiándose por atribuciones de conocimiento previo o generalizado; a estas estrategias se les denomina sesgos cognitivos.

Los sesgos cognitivos son conjuntos de errores de interpretación derivados de estrategias simplificadas de procesamiento de la información. Herbert Alexander Simon, destacado teórico en el campo de la toma de decisiones, afirma que los seres humanos perciben una versión simplificada de la confusa y altamente compleja realidad, y que su interpretación de la misma se ve restringida por su propio conocimiento. 

Existe una amplia variedad de sesgos cognitivos, unos más frecuentes que otros. Dentro de los más destacados se encuentran los siguientes:

  • Confirmación: es la tendencia a buscar información parcializada que respalde las creencias propias. Un ejemplo de este sesgo es cuando alguien cree tener una enfermedad y decide buscar los síntomas en internet, para así quedarse con la información que reafirme sus ideas previas, pero ignore toda aquella que pueda refutarlas.
  • Percepción selectiva: la interpretación de la realidad está determinada por una percepción parcial de la misma, principalmente ligada a la subjetividad de los antecedentes propios y experiencias. Un fácil ejemplo de esto es cuando en el supermercado se acercan a un trabajador a consultarle algo, pero resulta que esta persona solo tiene una camisa del mismo color que los empleados. La única información que se percibió fue el color de la camisa, que encajaba con las experiencias exitosas previas, pero se ignoró el resto de detalles.
  • Anclaje: las decisiones son influidas de manera determinante por la información inicial percibida, de tal forma que se toma esta como única referencia. Un ejemplo muy común de este sesgo es cuando en las ofertas colocan en grande el porcentaje de descuento, de modo que sea lo primero que se percibe al entrar a la tienda. Así, se genera una tendencia a la compra por el hecho de estar en descuento, indiferente al resto de características de los productos. 
  • Ilusión de control: se sobreestima el alcance de las habilidades y acciones propias. Para este sesgo el mejor ejemplo se encuentra en los juegos de azar. Los juegos de azar, como su nombre lo indica, están definidos por la suerte, pero entre sus jugadores existe la creencias de que acciones inconexas pueden influir sobre el resultado del juego, como que golpear los dados dos veces antes tirarlos dará dobles o que si un tercio en la ruleta ha caído más de tres veces es porque está "pegado" y seguirá cayendo.

Se debe aclarar que no todas las personas están sujetas a caer en los mismos sesgos, esto depende en gran medida de factores como tipo de personalidad y formación académica. También se debe tener en cuenta que la presencia de sesgos cognitivos no es patológica ni del todo mala, los sesgos permiten una percepción más fluida de la realidad, evitando incurrir en el sobre análisis de todos los detalles de una experiencia. 

 

Autor: Cristian Eduardo López Benítez


Etiquetas:

Suscríbete a las Noticias de Psonríe

Puedes seleccionar que tipo de noticias quieres recibir

Responsable: INNOLAPPS, S.L. (PSONRIE)
Finalidad: Prestación de servicios de orientación psicológica on line, así como el envío de comunicaciones comerciales.
Procedencia de los datos: Interesado, padre, madre o tutor legal.
Categorías: Cualquiera de las categorías especiales de datos indicadas en nuestra política de privacidad.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional que puede consultar en el apartado política de privacidad de la web www.psonrie.com.

Top