Psicología del deporte

Psonríe

Categoría: Deporte y mente

Estamos en la década del culto al cuerpo, del running y los gimnasios y aunque no debemos dejar de lado lo referente al intelecto, tampoco podemos ignorar que el deporte tiene unos beneficios psicológicos positivos además de los ya evidentes beneficios físicos. Aquí te damos algunos para que continúes con tu actividad deportiva favorita o te animes a practicar una.

  • En primer lugar ayuda a la liberación de endorfinas. Las endorfinas son la droga natural del cuerpo. Unas sustancias químicas que funcionan como neurotransmisores y producen felicidad, bienestar y ayudan a mejorar nuestro humor. Uno de los tratamientos no invasivos principales para la depresión y la ansiedad es el deporte. Las endorfinas están relacionadas también con la excitación, el dolor, el consumo de alimentos picantes o chocolate, el enamoramiento y el orgasmo.
  • Reduce el estrés. Si tienes un día complicado en el trabajo, cualquier actividad física hará que descargues energías y vuelvas más relajado a casa. También ayuda a descansar mejor. Al estar cansado físicamente tu sueño será más reparador.
  • Mejora la autoestima. Es evidente que si estás en una mejor versión de ti, te sentirás mejor y te llevará a relaciones sociales más fluidas y positivas. Si te sientes bien, tu interacción con los demás es mejor, si tu relación con los demás es mejor, te sentirás bien. ¡El bucle de la felicidad!
  • Previene el deterioro cognitivo y alarga la vida. Es importante practicar actividad física durante toda la vida y esto incluye la vejez. Los ancianos que practican deporte son mucho más activos, tienen menos problemas de memoria, conservan relaciones sociales y se sienten útiles. Es, quizás, la etapa de la vida donde el deporte puede producir más beneficios a corto plazo.
  • Mejora la memoria y la concentración y por lo tanto la productividad. Si te bloqueas en una actividad mental o laboral, hacer deporte puede ayudarte a desbloquearte y aumentar tu rendimiento. Para las profesiones creativas, tomar una pausa con algo de actividad deportiva puede ayudar a mejorar la cantidad y calidad de la producción artística.

Pero en este mundo todo yang tiene su ying y el deporte también puede tener riesgos. Para evitar problemas físicos es importante consultar a nuestro médico o entrenador personal cualificado, antes de comenzar a practicar cualquier actividad. En primer lugar para que nos diga si se adapta a nuestras necesidades y si estamos preparados para ella y luego para que nos aconseje la mejor manera de practicarlo sin que suframos lesiones o patologías.

En lo que se refiere a riesgos psicológicos, el más importante es caer en la adicción al deporte. Como decíamos al principio, el ejercicio produce endorfinas que actúan como una droga a la que nos podemos enganchar. El otro problema que se nos puede presentar es la vigorexia que es un trastorno del comportamiento que se caracteriza por la obsesión de conseguir un cuerpo musculoso y que necesita de atención psicológica en su tratamiento.

Todo en exceso es malo pero en su justa medida puede mejorar nuestra vida de manera considerable, así que desde Psonríe te animamos a que elijas un deporte o actividad que te guste y practicarla de manera responsable.

Top