¿Cómo nos afecta la ansiedad en el día a día?

Ansiedad

¿Cómo nos afecta la ansiedad en el día a día?

La ansiedad usualmente es catalogada como un sentimiento regular que se activa ante una situación adversa o difícil.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad usualmente es catalogada como un sentimiento regular que se activa ante una situación adversa o difícil. Este sentimiento se transforma en un trastorno cuando se entra en un estado constante y perdurable del mismo, que puede llegar a afectar el día a día de una manera significativa.

La ansiedad la puede padecer cualquier persona, ayuda también a estar prevenido para algún momento importante en la vida, su funcionamiento se basa en producir una respuesta psicofisiológica muy fuerte del sistema nervioso central y del organismo en general. Regularmente, surge en momentos de exigencia energética mantenida, facilitando así el poder reaccionar ante alguna situación actual o futura que sea adversa y se considere amenazante, peligrosa, incómoda, entre otras.

Por lo que la ansiedad puede sugerir variaciones en algunos sistemas del cuerpo, haciendo que reaccione de determinada manera para prepararnos y así dar una respuesta más acelerada.

La ansiedad es una emoción saludable y muy normal en muchas situaciones. Tal como, en el ámbito profesional, muchas personas al querer avanzar en su trabajo tratan de presionarse, adquiriendo compromisos importantes para hacer avanzar su negocio o profesión, haciendo un plan el cual no pueden discernir si resultara como lo previeron, colocándolos en una posición de atención intensa para estar preparados ante cualquier situación que pueda presentarse.

¿Cómo nos afecta la ansiedad diariamente?

Tomando en cuenta desde la perspectiva de la psicología, hay muchas maneras que ya hasta el día de hoy han demostrado muy efectivamente la capacidad que tiene para tratar el sentimiento de ansiedad. La inviabilidad de suprimir esta emoción, da pie a que debamos tener la habilidad de poder ajustarla para que sus efectos negativos sean minimizados.

Técnicas simples como la de controlar la respiración, hacer ejercicios, acudir a las terapias para aprender a gestionar situaciones o momentos que generan dicho sentimiento de ansiedad, que pueda dar inicio a una mejor manera de poder usarla a nuestro beneficio.

No obstante, la incapacidad de dominar esta emoción de la ansiedad puede conllevar a varias situaciones que no nos benefician en nuestra vida. Algunos ejemplos dados por expertos son:

 

Problemas en la salud física y mental: Por el ámbito físico hay variaciones, ya que entre la mente y el cuerpo hay una conexión muy estrecha. Un experto, explica que en algunas situaciones de ansiedad y estrés, en la sangre se produce más glucosa a causa del efecto que tiene en el hígado y que aparte de eso, con una excesiva ansiedad, se cuerpo se coloca muy tenso de forma prácticamente automática haciendo que los músculos tengan presión produciendo así incomodidades o dolores en diversas partes del cuerpo como la cabeza, los hombros y el cuello. Otro dato interesante que pasamos desapercibido es que dicho sentimiento de ansiedad también causa que los líquidos se concentren en zonas importantes del cuerpo, provocando tensión y endurecimiento, y a su vez dificultan la capacidad de tragar, secando la garganta. Y aún más inquietante es que la APA (en español, Asociación Americana de Psicología) da a conocer que la ansiedad no ajustada en un tiempo prolongado puede provocar problemas en el organismo tales como hipertensión, derrames, infartos al corazón e inclusive arritmias.

 

Cambios en nuestros comportamientos diarios: Hay acciones mínimas que si las tomamos en cuenta acumulativamente pueden dar una advertencia. Un experto afirma que existen acciones de toda clase que añadidas al sentimiento de la ansiedad se intensifican al punto de ser capaz de hacerse daño directa o indirectamente, tal como quedarse totalmente paralizado/a en situaciones peligrosas o tener conductas impulsivas relacionadas con fumar, beber, comer, practicar deportes excesivamente, entre otras.

 

Menos rendimiento en el trabajo: Usualmente, a pesar de que el ambiente laboral es una de las principales razones de sentir ansiedad, no nos ayudará exactamente a mejorar en el mismo. Según un experto, se sabe que las personas, cuando no están conformes en su lugar de trabajo, el rendimiento disminuye considerablemente, y que la ansiedad afecta en tres áreas: la cognitiva, fisiológica, y la motora, dando como resultado que la persona no esté totalmente capacitada para trabajar. 

 

Una Mayor negatividad: En vista de que la ansiedad también funciona como una manera de enfrentar momentos en nuestro día a día, puede convertirse en un tiempo prolongado, en una manera de ver todo de un modo negativo, un experto dio a conocer que varios sentimientos subyacentes pueden ser irritación, sentirse amenazado o con miedos que algunas veces son injustificables, aumentando así sensaciones como inseguridades y dudas que a su vez puede acrecentar un estado de inquietud incesante.


Problemas en las relaciones personales: La ansiedad constante prolongada influye directamente en nuestras acciones, por lo tanto, la percepción de las personas que tenemos en nuestro entorno también es afectada si la ansiedad llega a ser excesiva, nuestra manera de comportarnos puede cambiar notablemente, causando así un resultado negativo en relaciones con las personas que convivimos, ya que en este estado según expertos, de esta forma no se puede pensar claramente, sin poder ajustar bien dicho sentimiento de ansiedad actuando con más apatía, nerviosismo, colérico, etc.


Falta de sexo: Por otro lado, la ansiedad también puede afectar las relaciones íntimas, un experto señala que, el estrés generado por dicha ansiedad prolongada afecta dos sistemas del organismo, el digestivo y el reproductor, supuestamente para reservar energía y huir de “amenazas”, lo que causa que el deseo sexual sea afectado directamente, suprimiendo así una vía para disminuir el estrés del día a día, por lo que tampoco dará pie a mejorar o ajustar el sentimiento de la ansiedad.


Peor aspecto: Teniendo en cuenta todo lo mencionado anteriormente en cuanto a los sentimientos subyacentes originados por la ansiedad prolongada, podemos destacar que quizás una persona no pueda despertar todas las mañanas con la energía al máximo, también podemos resaltar que la ansiedad es una de las razones por la cual nuestro aspecto, haciendo énfasis en nuestra piel, según un experto hay investigaciones en las que se ha hallado que la ansiedad desmesurada puede ocasionar inflamación en nuestra piel y hasta eccemas.


 

 

¿Te has sentido angustiado, agobiado o estresado?

Queremos ayudarte a superar tu ansiedad. Si nos aportas más información sobre tu situación podremos entender mejor qué la provoca:

Test Psonríe - ¿Las adicciones han tomado el control de tu vida?

Habla ahora con nuestro equipo, sin esperas ni compromiso. Permítenos ayudarte a afrontar de manera más positiva y eficaz los retos del día a día.


Etiquetas:

Suscríbete a las Noticias de Psonríe

Puedes seleccionar que tipo de noticias quieres recibir

Responsable: INNOLAPPS, S.L. (PSONRIE)
Finalidad: Prestación de servicios de orientación psicológica on line, así como el envío de comunicaciones comerciales.
Procedencia de los datos: Interesado, padre, madre o tutor legal.
Categorías: Cualquiera de las categorías especiales de datos indicadas en nuestra política de privacidad.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional que puede consultar en el apartado política de privacidad de la web www.psonrie.com.

Top