El momento es ahora

Todos tenemos claro que no somos inmortales; y, aún sabiendo esto, perdemos el tiempo en orgullo, mal genio, estrés, enfados…. ¡Qué bobada lo que estamos haciendo con nuestro tiempo!

Parece que el tiempo no se fuera a acabar… pero, sabemos que todo tiene su fin y que la vida no es eterna. Yo ya perdí la cuenta de cuantas veces he oído decir y cuantas veces he dicho yo misma: “qué rápido se pasa el tiempo”, “¿en qué momento sucedió todo eso?”, “la vida pasa volando” “no me alcanza el tiempo para todo lo que tengo que hacer”.

¿Te sientes parte de este inmenso grupo de personas que nos sorprende la velocidad con la que se va pasando cada minuto, cada hora, cada día, cada año? Si es así, es momento de tomar las riendas de tu vida: el tiempo no lo podemos controlar pero si podemos controlar la manera cómo lo vivimos y lo que decidimos hacer con él.

Por esta razón debemos aprender a no dejar las cosas para después, no esperes el momento ideal ya que ese momento perfecto es siempre ahora:

  • di eso que sientes HOY…
  • cómete ese chocolate que quieres HOY..
  • ríete de los golpes HOY…
  • sonríele a los desconocidos HOY…
  • comparte tu tiempo con los que más quieres HOY…

¡Sé feliz HOY! ¿Qué más tienes que esperar?

La vida no empieza después de “——“, la vida ya empezó hace años.. y sigue siendo ahora, en este preciso momento y en el que viene después y después de ese….

Date gustos a ti mism@, mima a tu familia, a tu pareja, a tus amigos.. y, no dejes que por una discusión se pasen horas, días, o peor aún, meses o años sin hablar…. No esperes que el otro haga algo, hazlo tú.

Deja ese orgullo de lado… Piensa y recuerda que mañana no sabemos que pasará, así que el mejor consejo es… ¡no desperdicies tu tiempo en amarguras! Todo tiene solución: y es la actitud con la que tomas las cosas que define eso.

Y como todos hemos oído… no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy y así nunca te arrepentirás.

La regla de los dos minutos

Además quiero dejarte como pequeño consejo para esas cosas que tanta pereza nos dan pero que debemos hacerlas: utiliza la regla de los dos minutos. Esta regla dice que si hay algo que dure menos de 2 minutos debes hacerlo inmediatamente y no postergarlo más. Te darás cuenta como influye eso en tu organización diaria, en el provecho que le sacas a cada instante y cómo disfrutas en mayor medida tu tiempo libre. Esto es un compromiso contigo mismo y con nadie más. Hazlo por ti.

Como dicen por ahí, “Ama como si nunca te hubieran herido, baila como si nadie te estuviera viendo, y vive siendo feliz

Un abrazo infinito

Top