¿Adicto a los selfies?

Lourdes Otero Lourdes Otero

Categoría:

No hay nada malo en hacerse fotos a uno mismo y compartirlas con amigos o familiares siempre y cuando esta práctica no se convierta en imprescindible para sentirte bien.¿Quién no se ha hecho un selfie?

Como se si soy adict@

La motivación por hacerse un selfie es lo que nos puede dar la clave para saber que tipo de práctica estamos realizando y si nos puede perjudicar o no.

Los excesos siempre son signos de que hay un problema, éstos vienen determinados por el histórico de cada persona y hay que alertarse si se dan alguno de estos casos:

  1. Necesidad de subir fotos de personas que te han manifestado que no quieren aparecer
    Es normal querer compartir las fotos en las redes sociales y es fácil que suceda que aparezcan familiares o amigos en las mismas. Hay que respetar la voluntad de cada persona y si alguien no quiere salir en la fotografía no deberías colgarla. Normalmente quién no quiere aparecer te lo hará saber. No publiques selfies donde salga, déjale su espacio.
  2. Hacerte selfies que no quieres solo porque toca o porque está de moda
    Si alguna moda no es adecuada para tí o no consideras que vaya contigo ¿por qué te haces un selfie y lo cuelgas? ¿Necesitas recibir likes para sentirte aceptado? En el caso que la respuesta sea que sí, deberías plantearte para quién haces esas fotos y por qué. Debes recordar que tú llevas el control de tu vida, de tus decisiones. Todo lo que hagas debe estar de acuerdo con tus valores o principios, por lo que, si te ves haciendo un selfie en un lugar o situación no deseada no lo cuelgues solo porque creas que toca o sea la moda.
  3. Necesidad de hacer fotos de todo lo que hago para que todo el mundo lo vea
    ¿Las fotos surgen o las buscas? Si necesitas hacer fotos de todos los momentos y lugares por los que pasas sin disfrutar plenamente, puedes estar entrando en una dinámica complicada. Si te genera ansiedad no poder hacer la foto para publicarla y compartirla y sientes que no estás aprovechando suficiente sin registrar el momento o lugar deberías plantearte qué está pasando.
  4. Necesidad de recibir likes para sentirse bien
    Si la subida de fotos implica quedar a la espera de los likes, estás empezando a generar dependencia. Esto puede tener diferentes grados según como actúes tras la publicación. Puede hacerte sentir bien recibir un like y te puede molestar no recibir los likes esperados o incluso puedas analizar otros perfiles para detectar qué debes publicar para recibir los máximos likes posibles. Lo ideal sería poder compartir tus selfies sin depender del número de  likes que recibas. Si los recibes bien y si no también.

Es importante que analices tu conducta en este sentido, siguiendo las pistas arriba indicadas. Si percibes que estás “demasiado enganchado/a” a los selfies sería conveniente que empezaras a poner medidas e incluso pedir ayuda a un profesional. Las redes sociales cada vez son más potentes y no ayudarán a rebajar tu ansiedad si no las usas de la forma adecuada.

Top