¿Por qué le llaman amor cuando quieren decir sexo?

Vamos por la vida confundiendo interés con amor, ilusión con amor, y finalmente sexo con amor. Es por ello que nos llevamos algunas sorpresas con todo lo relacionado en la búsqueda de nuestra pareja. 

Es fundamental que prioricemos nuestras necesidades, ¿Qué es lo que realmente estamos buscando en el otro?, y esa respuesta solo la tienes tú. Una vez que lo tengas claro,  puedes empezar a diferenciar lo que estás viviendo con alguien sin necesidad de pasar por un momento amargo.

¿Qué es una relación sexual?

Se puede definir una relación sexual como el contacto físico entre personas fundamentalmente con el objeto de dar y/o recibir placer sexual, o con fines reproductivos.

¿Y una relación de intimidad?

El termino intimidad procede del latín y específicamente del adverbio “intus”, que es sinónimo de adentro. También se puede llamar intimidad a aquella parte reservada o más particular de los pensamientos o afectos de una persona o grupo. 

Diferencias entre relación sexual y intimidad

El encuentro sexual es solo un intercambio de placeres, un encuentro físico donde cada una de las personas satisface una necesidad fisiológica pero cuando leemos el significado de intimidad nos lleva a pensar que esta habla de una relación exclusiva, de una parte de ti a la que no todas las personas tienen acceso.  

Intimidad significa compartir con tu pareja tus miedos, tus inseguridades, tus metas, mostrarte desde adentro, estar recostado en una cama y mantener una conversación de cómo se sienten ambos en la relación, acariciarse, dormir juntos, jugar como niños… Y todo esto puede ser intimidad sin tener un contacto sexual. 

La intimidad no se logra establecer con cualquier persona, ni muchos menos se puede definir como un encuentro casual, intimidad no se tiene con una persona que acabas de conocer en un local nocturno o con alguien que te acaban de presentar, ya que de esa persona no conoces como piensa.

Ahora bien, ¿se puede tener sexo e intimidad al mismo tiempo?, la respuesta es sí, lo ideal sería tener sexo e intimidad con tu pareja, donde no solo se trate de una satisfacción e intercambio de placeres, sino de una conexión de almas, de una sincronización. Donde cada uno entregue su esencia, su ser y puedan disfrutar de ese único placer. 

Top